Corporación Iglesia Metodista Pentecostal de Chile

"Adventistas del Séptimo día"
Presentación
 
I.     Prólogo por el Pastor Elías Villanueva Arrieta
II.    Historia del nacimiento de la Iglesia Adventista del Séptimo Día
III.   La Profetiza de los Adventistas: Elena Harmon de White
IV.   Las equivocaciones de la Profetisa Elena Harmon de White
V.    Doctrina de los Adventistas del séptimo Día
VI.   Estructura, Gobierno e Instituciones
VII.  Conclusión Final
 
 
Prólogo
 
Los adventistas muchas veces parecen evangélicos, cristianos fundamentalistas muy normales para quien Cristo es su Salvador y Señor. Muchas de sus creencias incluso son evangélicas otras similares con alguna que otra variante. Pero otras parecen que destilan un sentido de exclusivismo sectario que pocos logran comprender, y este desconocimiento de sus doctrinas e historia, ha causado muchísimo daño a la vida espiritual de innumerables creyentes, que al ser abordados por estas falsas doctrinas con su literatura y estudios bíblicos, les provocan la incertidumbre y cuestionamientos a su propia fe.
Es importante que cuando un cristiano evangélico o cualquier otro creyente, establece relaciones con los adventistas sepan con qué tipo de adventistas están relacionándose. De otro modo, ellos se darán cuenta, muy tarde tal vez, que están en relación con alguien más interesado en convertir a la gente al adventismo que en edificar y expandir el cuerpo de Cristo.
(Pastor Elías Villanueva Arrieta)
 
 
 
Historia del nacimiento de la Iglesia  Adventista del Séptimo Día
             
La Historia comienza con la conclusión de los estudios bíblicos realizados por Guillermo Miller, sobre el advenimiento de Jesucristo a la tierra.

Miller, Fue el mayor de 16 hijos, nació el 15 de febrero de 1782 en Pittsfield estado de Massachusetts, su  padre había sido soldado de la guerra de independencia y estableció su hogar con grandes sacrificios. Cuando Guillermo tenia 4 años se mudaron a Low Hampton, una región de Nueva York situada al sur del lago Champlain. La madre de Guillermo era Paulina Phelps, hija de Elnathan Phelps que era pastor de una iglesia metodista.

Cuando cumplió su mayoría de edad, ingreso a la milicia, donde le ocurrieron hechos que le hicieron apartarse de su fe y se proclamó deísta (Creencia racionalista en la existencia de Dios), Empezó a asistir por cortesía a la iglesia bautista donde se congregaba su tío, hasta que el mensaje de Cristo impacto en su vida. Inmediatamente después, Miller empezó a pastorear un culto familiar y confesó la religión de la cual antes había hecho burla. Apenas se convirtió empezó a sentir los ataques de sus ex compañeros deístas y Miller sintió agudamente estos ataques, así que decidió estudiar la Biblia por su propia cuenta. El tema bíblico que más le llamaba la atención era el advenimiento de Jesús. Miller estaba convencido de la verdad de la segunda venida de Cristo. Se basaba  en textos como Deuteronomio 29:29. Que dice: "Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; Mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley". Miller decía que los que estudian la Palabra de Dios pueden confiar que encontrarán indicada con claridad en las escrituras el acontecimiento más estupendo que debe realizarse en la historia de la humanidad, la segunda venida de Cristo.
La profecía que parecía revelar más claramente el tiempo del segundo advenimiento, era la de Daniel 8:14. "Hasta 2300 tardes y mañanas; entonces el santuario será purificado". Su estudio se intensificó dramáticamente, durante a veces el día entero, y otras toda la noche. Durante 2 años se dedicó a este estudio y en 1818 llegó ala conclusión de que en unos 25 años, aparecería Cristo para redimir a su pueblo.
 
¿Cómo llegó Miller a esa conclusión?
 
"Miller llegó a saber que un día en la profecía simbólica representa un año (Num.14:34; Ezeq.4:6); vio que el periodo de los 2300 días proféticos, o años literales, se extendía mucho más allá del fin de la era judaica, y que por consiguiente no podía referirse al santuario de aquélla economía. Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra era el santuario, y dedujo por consiguiente que la purificación del santuario predicha en Daniel 8:14 representaba la purificación de la tierra con fuego en el segundo advenimiento de Cristo. Llegó pues a la conclusión de que si podía encontrar el punto de partida de los 2300 días, sería fácil fijar el tiempo del segundo advenimiento."
"En el capítulo octavo de Daniel no pudo encontrar guía para el punto de partida de los 2300 días. Aunque se le mandó que hiciera comprender la visión a Daniel, el ángel Gabriel sólo le dio a este una explicación parcial. Cuando el profeta vio las terribles persecuciones que sobrevendrían a la iglesia, desfallecieron sus fuerzas físicas. No pudo soportar más, y el ángel le dejó por algún tiempo. Daniel quedó sin fuerzas y estuvo enfermo algunos días, estuvo asombrado de la visión más no hubo quién la explicase."
 
"Y sin embargo Dios había mandado a su mensajero: "Haz que éste entienda la visión."  Esa orden debía ser ejecutada. En obedecimiento a ella, el ángel, poco tiempo después, volvió hacia Daniel, diciendo: "Ahora he salido para hacerte sabio de entendimiento;" "entiende pues la palabra y alcanza inteligencia de la visión." (Daniel 8:27,16; 9:22,23) Había un punto importante en la visión del capítulo octavo, que no había sido explicado, a saber, el que se refería al tiempo: el periodo de los 2300 días; por consiguiente, el ángel, reanudando su explicación, se espacia en la cuestión del tiempo: "Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu ciudad santa...Sepas pues y entiende, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas para volver a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías y no por sí...Y en otra semana confirmará el pacto a muchos, y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda." (Daniel 9:24-27.)
"El ángel había sido enviado a Daniel con el objeto expreso de que le explicara el punto que no había logrado comprender en la visión del capítulo octavo, el dato relativo al tiempo: "hasta 2300 tardes y mañanas; entonces será purificado el santuario." Después de mandar a Daniel que "entienda" "la palabra" y que alcance inteligencia de "la visión," las primeras palabras del ángel son: "Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu ciudad santa."
 
"La palabra traducida aquí por "determinadas," significa literalmente "descontadas." El ángel declara que 70 semanas, que representan 490 años, debían ser descontadas por pertenecer especialmente a los judíos. ¿Pero de dónde fueron descontadas? Como los 2300 días son el único periodo de tiempo mencionado en el capítulo octavo, deben constituir el periodo de donde fueron descontadas las 70 semanas; las 70 semanas deben por consiguiente formar parte de los 2300 días, y ambos periodos deben comenzar juntos. El ángel declaró que las 70 semanas datan del momento en que salió el edicto para reedificar Jerusalén. Si se puede encontrar la fecha de aquel edicto, queda fijado el punto de partida del gran periodo de los 2300 días."
 
"Ese decreto  se encuentra en el capítulo séptimo de Esdras. (vers 12-26.) Fue expedido en su forma más completa por artajerje, rey de Persia, en el año 457 a.c. Pero en Esdras 6:14 se dice que la casa del Señor fue edificada en Jerusalén "por mandamiento de Ciro, y de Darío y de Artajerje rey de Persia." Estos tres reyes, al expedir el decreto y al confirmarlo y  completarlo, lo pusieron en la condición requerida por la profecía para que marcase el principio de los 2300 años. Tomando el año 457 a.c. en que el decreto fue completado, como fecha de la orden, se comprobó que cada especificación de la profecía referente a las 70 semanas se había cumplido."
"Desde la salida de la palabra para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá 7 semanas y 69 semanas." Es decir 483 años. El decreto de Artajerje fue puesto en vigencia  en el otoño del año 457 a.c. Partiendo de esta fecha, los 483 años alcanzan el otoño del año 27 de Jesucristo; entonces fue cuando esa profecía se cumplió. La palabra "Mesías" significa "El Ungido." En el otoño del año 27 de J.C., Cristo fue bautizado por Juan y recibió la unción del Espíritu Santo."
 
"Y en otra semana confirmará el pacto a muchos." La semana de la cual se habla aquí es la última de las 70. Son los 7 últimos años del período concedido especialmente a los judíos. Durante ese plazo que  se extendía del año 27 al año 34 de J.C. Cristo primero en persona y luego por intermedio de sus discípulos presentó la invitación del evangelio principalmente a los judíos. Cuando los apóstoles salieron para proclamar las buenas nuevas del reino, las instrucciones del Señor fueron: "Por el camino de los gentiles no iréis, y en ciudad de samaritanos no entréis." (Mateo 10:5-6.)
 
"A la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda." En el año 31 de J.C. tres años y medio después de su bautismo, nuestro Señor fue crucificado. Con el gran sacrificio ofrecido en el Calvario, terminó aquel sistema de ofrendas que durante 4000 años había prefigurado el cordero de Dios. El tipo se encontró con el antitipo y todos los sacrificios y oblaciones del sistema ceremonial debían cesar."
 
"Las 70 semanas, o 490 años concedidos a los judíos, terminaron como vimos, en el año 34 de J.C. En dicha fecha, por orden del sanedrín judaico, la nación selló su rechazamiento del evangelio con el martirio de Esteban y la persecución a los discípulos de Cristo. Entonces el mensaje de salvación no estando más reservado exclusivamente para el pueblo elegido, fue dado al mundo. Los discípulos, obligados por la persecución huyeron de Jerusalén, "andaban por todas partes predicando la palabra." "Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les proclamó a Cristo." Pedro, guiado por Dios, dio a conocer el evangelio al centurión de Cesarea, el piadoso Cornelio; el ardiente Pablo, ganado a la fe de Cristo, fue comisionado para llevar las alegres nuevas,  "lejos...a los gentiles." (Hech.8:4-5; 22:21.)
 
"Hasta aquí cada uno de los detalles de las profecías se ha cumplido, y el principio de las 70 semanas queda establecido en el 457 D.C. y su fin en el año 34 D.C. Partiendo de esta fecha no es difícil encontrar el termino de los 2300 días. Las 70 semanas -490 días- descontadas de los 2300 días, quedaban 1810 días. Concluidos los 490 días, quedaban aun por cumplirse 1810 días. Contando desde 34 D.C. los 1810 años alcanzan el año 1844. Por consiguiente los 2300 días de Daniel 8:14. Terminarían en 1844. Al fin de este período profético, según el testimonio del ángel de Dios, "el santuario" debía ser "purificado." De este modo la fecha de la purificación del santuario quedó definitivamente establecida".
 
Con esta revelación de la interpretación de las 2.300 días de la profecía del libro de Daniel, Miller espero hasta convencerse que era verdad. Pasaron 13 años hasta que decidió predicarlo al mundo. Miller comenzó a predicar y a enseñar sobre este estudio, primero fueron los pequeños pueblos donde había alguna iglesia que le invitaba a compartir este estudio, pero luego fueron las iglesias de las ciudades importantes, es así como llega a Boston, y el mensaje de Miller se convierte en el tema de los evangelistas y pastores de aquella época, se hacían tremendas cruzadas y campañas predicando sobre la venida inminente de Cristo, Miller tenía su agenda totalmente copada con invitaciones de todas partes, y las iglesias fueron estremecidas con esta predicación. Pero pasaron los tres mese en donde debería haber venido Cristo, y la venida de Cristo no ocurrió.
Al principio, Miller no había declarado ningún día especifico para la venida de Jesús, sino que esperaban el retorno de Jesús en algún momento entre la primavera del año 31 y la primavera del año 44. Cuando la primavera pasó y nada de lo esperado sucedió, el animo de los milleritas menguó. Pero volvieron a sus biblias y leyeron Habacub 2:3 "Aunque la visión tardara aun por un tiempo...Aunque tardare espéralo, porque sin duda vendrá y no tardará". Y al leer la parábola de las diez vírgenes se dieron cuenta que una demora estaba profetizada y afianzaron su fe y oraron por el clamor de media noche.
La historia dice que estaban reunidos los hermanos que era liderados por José Bates, y Juan Snow le pidió la palabra para dirigirse a los hermanos, y les hizo ver que había un error en la fecha, y les presentó los argumentos que convencieron a los presentes. Ahora tenían una nueva fecha, y más exacta aún que la primera. La venida de Cristo sería el 22 de octubre de 1844.
 
Aquellos días fueron mágicos, vivieron preparándose para la visita de su Rey, mantenían este pensamiento en sus mentes durante todo el día. Muchos empezaron a hacer arreglos, no sabemos cuantos estaban realmente convencidos y convertidos al mensaje de arrepentimiento de Miller pero muchos empezaron a cancelar sus deudas otros cerraron sus negocios, donaron dinero, abandonaron las cosechas. Las prensas de vapor para publicar los periódicos trabajaban día y noche con contribuciones que llegaban de todas partes hasta que los editores dijeron que no trajeran mas dinero.
El 19 de octubre se cerraron las prensas, la carpa fue desarmada por última vez y los predicadores regresaron a sus casas para esperar el retorno de Jesús.
 
El 22 de octubre pasó como un día normal, inclusive los que no creyeron en el movimiento millerita estaban muy perturbados con la duda de que si todo pudiera ser verdad. Pero cuando pasó el día y Cristo no vino, los burladores hicieron mofa de los creyentes.
Muchos apostataron y abandonaron toda creencia y unos pocos decidieron perseverar y encontrar en la Biblia la respuesta para el chasco, pero a todos se les hizo muy difícil empezar de nuevo con sus vidas, después de haber vendido todas sus posesiones y haberse quedado prácticamente con nada.
Los que permanecieron del grupo inicial, se reinventaron de las cenizas. La historia dice que
el 23 de octubre un cristiano llamado Hiram Edson y un compañero iban cruzando por un campo de maíz que no había sido cosechado, cuando de repente en su mente tuvo la impresión de lo que realmente había ocurrido el 22 de octubre. Recordó pasajes de Daniel 7, Lucas 12, Apocalipsis 10 y 11, Hebreos 8 y 9, que los Milleritas habían interpretado mal y habían pasado por alto.
Edson dice: "Fui detenido a mitad de camino en el campo. El cielo parecía abierto ante mi vista, y vi claramente: Que en lugar, de que nuestro Sumo Pontífice saliera del lugar santísimo del santuario celestial, para venir a la tierra... Ese día, entraba por primera vez al  segundo recinto del santuario, donde tenía una obra que realizar antes de su regreso a este mundo". Era una verdad completamente nueva en la historia de la teología y en un sentido especial la iglesia Adventista del Séptimo Día nació en ese momento.
 
 
Esta denominación es realmente la fusión de tres divisiones del movimiento millerista.

El primer grupo dirigido por Hiram Edson, de Nueva York, proclamó la doctrina del santuario, es decir, que en 1844 Jesús supuestamente entró en el lugar santísimo en el cielo, para investigar las vidas de los santos, siendo ésta la última fase de su ministerio antes de regresar a la tierra.

El segundo grupo, encabezado por José Bates, promulgaba la observancia del séptimo día como el día de reposo

La tercera división, inspirada por Elena Harmon de White, hacía hincapié del “espíritu de profecía”, o sea, “el testimonio de Jesús”, el cual se manifestaba en el “remanente” (Ap. 14:6-12; 12:17; 19:10). Creía que Dios había restaurado el donde profecía a la iglesia.
 
 
 
 
 
 
La Profetiza de los Adventistas: Elena Harmon de White

ELENA GOULD HARMON nació en Gorham, Maine, el 26 de noviembre de 1827 en la familia de Roberto y Eunice Harmon. Ella, junto con su hermana melliza Elizabeth, eran las menores de un grupo de ocho hermanos. Sus padres eran miembros activos de la Iglesia Metodista Episcopal.

Elena no comenzó con fama ni con fortuna. Sus oportunidades para poder casarse parecían tenues. Cuando tenía nueve años, le ocurrió un accidente que, de acuerdo con ella misma, "habría de afectar mi vida entera." Sufría ataques de desmayos y mareos; su sistema nervioso la postró; a veces se rendía a la desesperación o al desaliento.
Después de un golpe en la cabeza con una piedra que le lanzó una compañera de colegio, abandonó la escuela y, como a los Adventistas les gusta contar, nunca tuvo educación más allá del tercer grado. 
Lo que debería observarse es que no tuvo una educación formal más allá de ese grado.
Pero todos sabemos que eso no impide que alguien  que desee seguir aprendiendo en forma autodidacta pueda hacerlo sin mayores problemas.
Cuando Elena comenzaba su adolescencia, ella y su familia, aceptaron las interpretaciones bíblicas de un predicador Bautista, Guillermo Miller. Junto con Miller y otros 100.000 adventistas sufrió un amargo chasco cuando Cristo no regreso el 22 de octubre de 1844, la fecha que indica el fin de la profecía de los 2.300 días de Daniel 8. En diciembre de 1844, Dios le da a Elena su primera de unas casi 2.000 visiones y sueños.

En agosto, 1846, se casó con Jaime White tres meses antes de cumplir sus 19 años. Jaime White era un ministro adventista de 25 años que compartió la convicción que ella tenía de que Dios la había llamado para que haga la obra de una profetiza. Poco después de que se casaron, Jaime y Elena comenzaron a guardar el sábado como séptimo día, conforme al cuarto mandamiento.

Madre de cuatro varones, Elena experimentó el dolor de perder por medio de la muerte a dos de sus hijos. Herbert murió a las pocas semanas de nacer, y Henry murió a los 16 años. Sus otros dos hijos, Edson y William, llegaron a ser ministros adventistas.
Para hablar de Elena de White tenemos que comenzar diciendo que los primeros años del siglo diecinueve, fue época de gran efervescencia religiosa en los Estados Unidos de Norteamérica donde abundaban “profetas”. En 1844 muere J. Smith fundadores de los Mormones, quien con sus visiones supuestamente divinas y predicaciones logró forjar una nueva religión. Esta época vio surgir además a Mary Baker Eddy la profetiza y fundadora de la iglesia de la Ciencia Cristiana. Tiene especial relevancia mencionar la iglesia de los Testigos de Jehová (iglesia formada por fieles empapados por el adventismo).
Elena de White fue una escritora prolífera. Comenzando con 1851, cuando publicó su primer libro, se extiende en un caudal de artículos, libros y folletos. Entre ellos, algunos son puramente devocionales, mientras que otros son selecciones de muchas de sus cartas personales con consejos, escritas en el transcurso de los años. Otros son históricos y delinean la continua batalla entre Cristo y Satán por el control de los individuos y las naciones. También publicó libros sobre educación, salud, y otros temas.

Elena Harmon de White murió el 16 de julio de 1915.

Después de su muerte se han publicado cerca de 50 compilaciones, en su mayoría de materiales que no se habían publicado con anterioridad. Es autora de varios miles de artículos que fueron publicados, con el correr de los años, en las revistas Review and Herald, Signs of the Times, y otros periódicos Adventistas del Séptimo Día.
No obstante su timidez y renuencia, Elena de White se convirtió eventualmente en una oradora pública muy popular, no sólo en los Estados Unidos, sino también en Europa y Australia. Se demandaba su presencia no sólo en reuniones adventistas sino también ante audiencias no adventistas, donde se apreciaban mucho sus temas sobre temperancia. Durante 1876 ella habló a una audiencia estimada en 20.000 personas, su mayor audiencia, en Groveland, Massachusetts, por más de una hora sin la ayuda de un micrófono. En su visión del 6 de junio de 1863, Elena de White recibió instrucción sobre cuestiones relacionadas con la salud, como el uso de drogas, tabaco, café, té, comidas con carne, y sobre la importancia del ejercicio, la luz del sol, el aire fresco, y el auto-control en la dieta. Sus consejos de salud, basados en ésta y otras visiones posteriores, han provisto a los Adventistas de un estilo de vida que da como resultado según ellos, el que vivan unos siete años más que la persona promedio.
 
 
Elena Harmon de White, Tiene un rol preponderante en las enseñanzas doctrinales de esta naciente secta, con sus supuestas visiones impone conceptos teológicos muy discutibles y contradictorios con la fe cristiana evangélica, (la negación del infierno y de la inmortalidad del alma, el establecimiento de una dieta pseudo levítica, la creencia en que Cristo era la reencarnación del arcángel Miguel (ahora se reconoce la Trinidad), la afirmación de que los pecados de toda la humanidad habían sido descargados sobre el diablo, la insistencia en que el domingo era la marca de la bestia descrita en el Apocalipsis y, por lo tanto, había que guardar el sábado, la doctrina de que la Iglesia católica es la gran ramera y las iglesias protestantes son las hijas de esa prostituta, etc.) que, junto con el papel central de 1844, se convirtieron en el entramado doctrinal del nuevo movimiento religioso.
 
El mayor énfasis de Elena de White, giró en torno a vaticinar vez tras vez la fecha de la segunda venida de Cristo. Los ejemplos son numerosísimos. Basta decir que Elena de White profetizó que Jesús volvería pronto y que la guerra civil americana era una clara señal de que la venida de Cristo; que regresaría antes de que la esclavitud fuera abolida en Estados Unidos, o que los adventistas vivos en 1856 aún los estarían cuando Cristo regresara. No hace falta decir que ni uno solo de estos vaticinios se cumplió y ello pese a que Elena de White enseñó que en una visión escuchó "el día y la hora de la venida de Jesús", o a que profirió afirmaciones tan tajantes como la de que Cristo no escucha las oraciones de los que no son adventistas, o que la gente debía abandonar las iglesias que no eran adventistas y unirse al adventismo si deseaban salvarse. Dado que el adventismo sostenía y sostiene que Elena de White recibía sus revelaciones de Dios, que no era meramente una intérprete de las Escrituras y que sus escritos están tan inspirados por el Espíritu Santo como la Biblia, los aspectos señalados tienen una enorme importancia y constituyen en buena medida uno de los factores mas discutibles del adventismo. Resulta curioso que una iglesia que dice sostener un mensaje tan completo y bíblico no proclame a primeras y abiertamente la totalidad del mensaje de la señora White como profeta. Es imposible encontrar en las iglesias adventistas sus obras completas, originales no reeditadas o corregidas. Existen afirmaciones especialmente controvertidas como la de que algunas razas humanas son fruto del mestizaje entre hombres y bestias, que se necesitan siete días para entrar en el cielo, o que Elena de White vio a Enoc en el planeta Júpiter. En lo referente a asuntos controvertidos sobre aseveraciones de Elena de White, (en el caso de ser conocidas por los adeptos adventistas) son tratados como materia exclusiva por eruditos y teólogos adventistas, quienes se encargan de explicar e instruir acorde a sus enunciados doctrinales estas supuestas falencias de su profeta. Como en la mayoría de las nuevas religiones se discrimina aquello que debe ser enseñado al adepto de lo que no. A pesar que los escritos de Elena de White son considerados inspirados por el espíritu santo, o sea infalibles algunos de sus afirmaciones a la luz de los hechos requieren un especial tratamiento interpretativo por parte del ministerio adventista. Se otorga una enseñanza bíblica algunas veces “ad litteram”, otras veces se aplica una cuestionable exégesis de los textos bíblicos y no siempre meramente visionarios de las enseñanzas de la señora White, en el sentido de que no existe el infierno como lugar de tormento de los réprobos, de que la inmortalidad del alma es una creencia anticristiana, de que la dieta pseudo levítica de la señora White es el propósito de Dios para el hombre, de que Satanás ha llevado los pecados de toda la humanidad, o de que el domingo era la marca de la bestia descrita en Apocalipsis. La represión de aquellos adeptos que cuestionaban la más mínima doctrina es realmente feroz en estas nuevas religiones y se traduce siempre en sanciones durísimas, como la expulsión del grupo, y que supuestamente, incorpora en su seno a los únicos salvos.
El Adventismo mantiene una identidad distante de otros grupos como un culto emocional eficaz donde el adepto se siente parte de una familia especial, “elegida” de esta manera es escasa la deserción de adeptos... Se enfatiza el carácter exclusivo y óptimo de su interpretación de la Biblia, se esfuerza por ocultar la naturaleza (penosamente falaz) de enseñanzas o profecías previas. Cabe entonces preguntarse por la finalidad fundamental de esta organización, será en realidad, salvaguardar la fidelidad a unos principios supuestamente divinos, (de hecho no se han publicado las obras originales completas de Elena de White) sino asegurar la estabilidad de la organización. En ese sentido, como en otros, estos movimientos religiosos presentan unas peculiaridades que las configuran como un fenómeno de expresión espiritual muy específico y diferenciado. Sin duda la gran mayoría de los Adventistas o Testigos de Jehová son tan reverentes y honestos en su oraciones como cualquier otra iglesia o denominación, elemento que le otorga gran responsabilidad a sus administradores de fe.
 
 
Las equivocaciones de la profetisa Elena Harmon de White
 
Muchos de los libros escritos por Elena de White, son relacionados con la medicina y la alimentación, pero antes de continuar debo advertir que los Adventistas consideran a los libros citados como revelados por Dios mismo; algo así como lo es el Corán para los musulmanes. Estos son algunos errores:
 
1. Al enfriarse las extremidades, la sangre se acumula en los pulmones o en la cabeza
“Cuando las piernas y los brazos se enfrían, la sangre se aleja de ellos y se acumula en los pulmones y la cabeza. La circulación queda entorpecida y la delicada máquina de la naturaleza no funciona adecuadamente” Mensajes selectos, tomo II, página 533
¿Qué tan confiable es la fuente sobrenatural de Elena Harmon de White que no supo que los humanos tenemos circulación cerrada? ¡Toda nuestra sangre permanece siempre circulando en los vasos sanguíneos!
 
2. El vestido mojado y embarrado en contacto con los tobillos produce catarros y escrófula
El vestido embarrado y húmedo se pone en contacto con los tobillos, que no están suficientemente protegidos, y los enfría pronto; esta es una de las grandes causas productoras de catarros y tumefacciones escrofulosas, y pone en peligro la salud y la vida. Mensajes selectos, tomo II, página 542
Era muy poco lo que sabía Elena  de White sobre los virus y las bacterias. La escrófula es tuberculosis linfonodular y es producida por una bacteria.
 
3. El cáncer se produce por el consumo de carne con gérmenes de cáncer
“... la práctica de comer mayormente carne hace que se contraigan enfermedades de todo género: cáncer, tumores, escrófula, tuberculosis y una cantidad de otras afecciones similares” “Continuamente sucede que la gente come carne llena de gérmenes de tuberculosis y cáncer. Así se propagan estas enfermedades y otras también graves” Consejos sobre el régimen alimenticio, página 464
Sólo unos pocos tipos de cánceres son producidos por un virus. Existen algunos tipos que son producidos por radiación ultravioleta, X, gamma, o por sustancias como la nicotina que causan una alteración en las mitosis celulares.  No existen gérmenes de cáncer. A decir verdad, en los escritos revelados no encontré ninguno en que ella lograse distinguir entre bacteria, virus o protozoo. Todo lo que le "sonaba" microscópico ella lo llamaba germen.
 
4. La tuberculosis se propaga gracias al consumo de carne con gérmenes de tuberculosis
Consejos sobre el régimen alimenticio, página 464 (Texto mencionado en el punto 2). En realidad el contagio de tuberculosis por alimentos es casi nulo. El Mycobacterium tuberculosis, agente infeccioso de la tuberculosis, se contrae principalmente por vía respiratoria, por ejemplo, si Ud. respira el mismo aire que haya sido contaminado poco tiempo después de haber tosido un tuberculoso.
 
5. La escrófula, (tuberculosis linfonodular) se debe al consumo de carne
Consejos sobre el régimen alimenticio, página 464 (Texto mencionado en el punto 2). No es de extrañarse que la señora White se preocupara tanto por la tuberculosis, dado que esta enfermedad constituía una emergencia sanitaria por aquellos días. Como escéptico me pregunto ¿Por qué Dios nunca le reveló a la señora White algo sobre la acción de los antibióticos en los microorganismos? ¡Habría salvado muchas vidas!
 
6. Los tumores se producen principalmente por consumir carne
"Por la luz que Dios me ha dado, sé que la prevalencia de carne y tumores se debe a un sistema de vida vulgar a base de carne". Consejos sobre el régimen alimenticio, página 463
Un tumor es el desarrollo descontrolado de un grupo de células que se dividen casi sin parar. En los escritos de White no se nota que ella relacione tumor con neoplasia (desarrollo de tejido nuevo por mitosis desordenadas). ¡Las vacas no comen carne y también pueden desarrollar tumores!
 
7. La carne se descompone en el estomago a menudo, produciendo enfermedad
“Muchas veces cuando se come carne, está se descompone en el estómago, y produce enfermedad”  Consejos sobre el régimen alimenticio, página 458
Hay que recordar (también a los adventistas) que al finalizar la digestión, las carnes y todo alimento proteínico queda reducido a los componentes básicos de las proteínas: los aminoácidos. Cuando White dice "muchas veces", debe entenderse estadísticamente como algo superior a un 50% de los casos.
 
8. Todas las enfermedades inflamatorias se deben principalmente al consumo de carne
"El cáncer, los tumores y todas las enfermedades inflamatorias son producidas mayormente por el consumo de carne" (énfasis mío) Consejos sobre el régimen alimenticio, página 463.
Aquellas enfermedades cuyo nombre termina en "itis" involucran algún tipo de inflamación; por ejemplo: bronquitis, gastritis, hepatitis, apendicitis, etc. No tengo nada en contra de los vegetarianos; lo inaceptable es engañar a la gente con supuestas "revelaciones divinas" como éstas. Al contrario de lo que dice Elena de White, y para poner un ejemplo, está comprobado que muchas gastritis son producidas por la infección de la bacteria Helicobacter pylori.
 
9. Dejar los niños recién nacidos con los brazos descubiertos altera la circulación sanguínea y esta afecta a los pulmones y al cerebro terriblemente
“Otra gran causa de la mortandad de los niños y de los jóvenes es la costumbre de dejarles los brazos y los hombros desnudos. Ninguna censura es demasiado severa para esta moda. Ha costado la vida a miles. El aire que baña los brazos y las piernas, y que circula alrededor de las axilas, enfría estas partes del cuerpo tan cercanas a los órganos vitales y estorba la circulación saludable de la sangre produciendo enfermedad, especialmente de los pulmones y del cerebro.” Mensajes selectos, tomo II, página 532
 
Note que aquí no hace distinción de país o clima. Su recomendación resulta obvia si se refiere a  dejar a los bebés con los brazos descubiertos en el invierno de Alaska o en plena Antártica... ¿Cómo puede haber gente tan crédula que siga creyendo en revelaciones y profetas?
 
10. Dar carne a los niños nerviosos los corrompe y los hace perder las prácticas virtuosas
“Los efectos de que un régimen basado en carne tendrá sobre hijos nerviosos no tenderá a hacerlos de un temperamento dulce, sino malhumorados, irritables, apasionados e impacientes frente a las restricciones; se pierden las prácticas virtuosas, y la corrupción destruye la mente, el alma y el cuerpo.” Mensajes selectos, tomo III, página 331
 
11. El carbón y el petróleo se encienden bajo la Tierra y producen los terremotos y las erupciones volcánicas
 
“...En ese tiempo (en el diluvio) inmensos bosques fueron sepultados. Desde entonces se han transformado en el carbón de piedra (...) y han producido también inmensas cantidades de petróleo. Con frecuencia el petróleo se enciende y arde bajo la Tierra. Esto calienta las rocas, quema la piedra caliza y derrite el hierro. La acción del agua sobre la cal intensifica el calor y ocasiona terremotos, volcanes y brotes ígneos” Historia de los patriarcas y profetas, página 99
¡Qué curioso! En 1915 no se conocían las zonas de subducción en los lugares donde se encuentran dos placas tectónicas y una resbala por debajo de la otra; ni siquiera se conocía la tectónica de placas. Este caso hubiese sido una excelente oportunidad para adelantarse a su tiempo y demostrar que en realidad "algo inefable" le enviaba sus visiones.
 
12. Las caderas estrechas de las mujeres son producto de la herencia de caracteres adquiridos.
Algunas mujeres poseen en forma natural cinturas pequeñas. Pero en lugar de considerar estas formas como hermosas, deberían ser consideradas defectuosas. Estas cinturas de avispa podrían haberle sido transmitidas de sus madres, como resultado de su indulgencia en la práctica pecaminosa de usar corsés apretados, y como resultado en una respiración imperfecta. Review and herald, 31 octubre 1971; "Words to christian mothers," The health reformer, octubre 1871, página 121, y noviembre 1871, páginas 154-157; Healthful living, 1897, página 58
Hoy podemos decir, gracias a la genética, que esta declaración es contundentemente falsa.
 
13. La señora White afirmó que era posible la formación de nuevas especies, y razas de seres humanos por medio de la copula entre seres humanos y bestias.
La afirmación iba encaminada a explicar las especies fósiles que se estaban descubriendo en el siglo XIX y que ponían en aprietos al creacionismo. Por otro lado estos textos han sido usados para explicar el origen de razas humanas diferentes a la caucásica (supuestamente la que Dios creo en el Edén )
"Pero si hubo un pecado, por encima de cualquier otro, que requería la destrucción de la raza por medio del diluvio, fue el crimen degradante de la amalgama del hombre y la bestia, un crimen que desfiguró la imagen de Dios y causó confusión por todas partes." Spiritual gifts (Dones espirituales), tomo 3, página 64, 1864
"Cada una de las especies de animales que Dios había creado fue preservada en el arca. Las especies confusas que Dios no creó, y que eran el resultado de la amalgama, fueron destruidas por el diluvio. Desde el diluvio, ha habido amalgama entre hombres y bestias, como puede verse en la interminable variedad de especies de animales y ciertas razas de hombres." Spiritual gifts (Dones espirituales), tomo 3, página 75, 1864
 Las anteriores declaraciones de la señora White han sido un verdadero dolor de cabeza para la Iglesia Adventista del Séptimo Día, ya que estos textos insinúan que toda raza humana, diferente a la caucásica, fue originada por entrecruzamiento entre humanos y bestias.
 
14. Declaró que la Biología y Geología se equivocan al sostener la teoría de la evolución
Historia de los patriarcas y profetas, capítulos 2, 7 y 9
“No existe fundamento alguno para la suposición de que el hombre llegó a existir mediante un lento proceso evolutivo...”
 
¿Predicciones cumplidas?
 
Cuando señalé uno de estos puntos a un adventista, me respondió: "Sabe una cosa, precisamente sé que Elena de White es la profeta de Dios porque ella dijo que en estos tiempos el enemigo (tradúzcase por Diablo) intentaría demostrar que sus revelaciones son inexactas." ¡Me quedé de una sola pieza!  Lo mismo pueden decir los mormones y los musulmanes respectivamente: "Los mormones sabemos que José Smith (cambiarlo por Mahoma si son los musulmanes) es el profeta de Dios porque él profetizó que los enemigos de este maravillosa obra lo refutarían".
Otro adventista me dijo en una ocasión que Elena de White profetizó el terremoto de San Francisco del 18 de abril de 1906. Decidí revisar el escrito y en él dice: "San francisco y Oakland están llegando a ser como Sodoma y Gomorra y el Señor las visitará con su ira" (El evangelismo, página 296)  No dio datos de la fecha exacta; el terremoto bien podría haber ocurrido 30 días o 30 años después, y al fin y al cabo, los adventistas lo hubiesen achacado a la profecía de Elena de White. Es lo mismo que ocurre con Nostradamus (debería ser Nos-trabamos); siempre que hay un desastre natural o una guerra dicen: "¡Esto ya fue profetizado antes!" Vale la pena recordar que el terremoto afectó principalmente a San Francisco y poco a la ciudad de Oakland.
Y si el  terremoto de San Francisco fue el castigo de Dios a una ciudad corrupta, ¿por qué pagaron por igual rufianes y bebés inocentes? ¿No es más lógico, ya que hay pruebas, achacarle el terremoto de San Francisco del 18 de Abril de 1906 a la geología de esta zona? (recuerde la falla de San Andrés que surca California de Norte a Sur)
Un pastor adventista me dijo que Elena de White habló de corrientes eléctricas en el sistema nervioso antes de que los médicos las descubriesen.  Esto es totalmente falso. Desde 1780, Luís Galvani descubrió el efecto de la electricidad en el tejido muscular de animales muertos. Con descargas leves, y luego con descargas atmosféricas logró que las ancas de ranas muertas en su laboratorio tuvieran contracciones, de la misma forma como el sistema nervioso actúa sobre los músculos. Este descubrimiento fue tan famoso que la escritora inglesa Mary Shelley se basó en él para escribir su novela Frankenstein, de 1818. En ella, se resucita al monstruo usando electricidad proveniente de rayos. Decir que Elena de White se adelantó a su tiempo es pura ignorancia.
No puedo desconocer que los adventistas al no fumar tabaco, ni consumir alucinógenos, ni embriagarse, disminuyen los riesgos de enfermedades cardiovasculares, entre muchas otras. Tampoco puedo negar que ellos promueven valores elevados como la honradez y la sinceridad; no obstante, dejan de practicar lo que predican al no revelar estos datos que demuestran que Elena de White no recibió nada "superior para los conocimientos de su época", como lo afirman en la revista El centinela (mayo de 2001) que distribuyeron por todo el mundo. Es más, ellos dan información sesgada adrede y luego dicen campantemente que "lo que ella escribió al respecto todavía es válido"  lo cual es completamente falso. Fue esto lo que me movió a escribir este artículo. Fueron ellos quienes mencionaron la palabra "ciencia" en su divulgación, sin embargo, lo que se encuentra es una montaña de mentiras para ganar creyentes.
 
Finalmente quiero manifestar un pensamiento muy personal que siento en mi corazón, muchas veces las buenas profecías y revelaciones de Dios, al no ser bien encauzadas y discernidas, son usadas por Satanás para inducir a errores, distorsionándolas e interpretando cosas absolutamente fuera de la verdadera voluntad de Dios. Con esto quiero decir que talvez, pero sólo talvez, las primeras revelaciones y sueños de Elena de White, pudieron ser legitimas, pero terminaron siendo una burda manipulación de Satanás, para introducir errores y confusión.
 
 
Doctrinas de los Adventistas del Séptimo Día
 
 
La doctrina Adventista del Séptimo Día se basa en la tradición protestante anabaptista.               
Hasta 2005 poseía 27 creencias fundamentales, pero durante la Sesión de la Asociación General de la Iglesia de ese año, se agregó una creencia, teniendo así en total 28 creencias fundamentales.
1. Las Santas Escrituras
2. La Trinidad
3. Dios el Padre
4. Dios el Hijo
5. Dios el Espíritu Santo
6. La Naturaleza del Hombre
7. La Gran controversia
8. La experiencia de la salvación
9. La Vida, Muerte, y la Resurrección     de Cristo
10. La Creación
11. La Iglesia
12. El Remanente y su Misión
13. Unidad en el cuerpo de Cristo
14. El bautismo
15. La Santa Cena del Señor
16. Dones espirituales y ministerios
17. El Don de la Profecía
18. La Ley de Dios
 
19. El Día de Reposo
20. La Mayordomía
21. El comportamiento Cristiano
22. El Matrimonio y la Familia
23. La segunda Venida de Cristo
24. La Muerte y la Resurrección
25. El Milenio y el Fin del Pecado
26. La Tierra Nueva
27. El Ministerio de Cristo en el Santuario Celestial
 
A estas 27 creencias fundamentales, se le agrega la número 28 “Crecimiento en Cristo”
Algunas de las diferencias más notables con otras denominaciones cristianas en cuanto a creencia son:
 
LOS ADVENTISTAS DEL 7MO. DIA CREEN QUE LOS ESCRITOS DE ELENA DE WHITE SON UNA FUENTE AUTORIZADA DE VERDAD.
 
Este es quizás el error fundamental de la Iglesia Adventista. Su creencia #17 enfatiza que el tener estos libros entre ellos, los convierte en la única iglesia verdadera y que estos escritos tienen la misma fuente de inspiración que la Biblia. Para ellos Elena de White es la escritora inspirada más reciente y por eso sus escritos deben ser preferidos. Aunque es cierto que algunos libros de Elena de  White tienen algún material bueno, es cierto también que la mayoría tienen crasos errores, plagios, sentimientos legalistas y muy condenatorios hacia las demás religiones. Ella llamó a estas iglesias, las iglesias caídas, las hijas de Babilonia. Ella es el fundamento mismo de la teología errónea del adventismo.
Aunque muchos adventistas van comprendiendo que los libros de Elena de White contienen errores y plagios, el rechazar por completo su obra y ministerio causaría una crisis seria, dentro del adventismo. Para evitar esto el liderato de la Organización ha usado más de una docena de tácticas diferentes para tratar con los errores conocidos sin jamás admitir el error.
 
LA IGLESIA ADVENTISTA RECLAMA SER LA ÚNICA IGLESIA VERDADERA:
 
La doctrina #11 enfatiza que la Iglesia adventista es el remanente de Apocalipsis 12 con la misión de predicar el mensaje de Apocalipsis 14. Que cada adventista debe participar en esa obra tanto a nivel local como mundial. Piensan que ellos han sido llamados a evangelizar el mundo con ese mensaje. Donde se incluye que desde el 1844 ha comenzado un juicio investigador sobre los vivos. Todos los observadores del domingo forman parte de la gran "apostasía o de la gran Babilonia". Los adventistas creen que a través de su mensaje se restaurará la adoración verdadera en el día verdadero de adoración, llevando al mundo a la Iglesia Adventista, la iglesia del fin. Ellos se sienten llamados a alcanzar no sólo a los no cristianos sino a los cristianos de todas las confesiones para llevarlos a lo que ellos llaman "EL MENSAJE ADVENTISTA". Cuando usted ingresa al adventismo, ellos dicen que 'usted ha venido a la verdad".
Basados en Apocalipsis 12:17 y 19:10 los adventistas proclaman que son la única iglesia verdadera por el simple hecho de guardar el sábado y poseer luz adicional de la verdad, "los libros de Elena de White". A la Biblia le llaman la luz mayor y a los libros de Elena de White la "luz menor". Dando mal uso a la interpretación que debe emanar de estos textos los adventistas no especulan aquí, ellos se sienten muy seguros que estos textos los identifican a ellos como la única organización aprobada por Dios, libre de errores y falsas doctrinas, con segura dirección profética.
 
LOS ADVENTISTAS ENSEÑAN QUE EL SÉPTIMO DIA, ES EL "SELLO O LA MARCA DE DIOS".
 
Los adventistas creen que el sábado es la marca o el sello de Dios. Que el sábado separa a los verdaderos adoradores de la falsa adoración dominical. Elena de White en numerosas publicaciones les enfatiza esto y lo confirma en sus escritos. Usando argumentos muy humanos ellos llegan a la conclusión de que observar el sábado dividirá a los verdaderos adoradores de los falsos adoradores domingueros.
El sábado nunca es llamado una señal o sello entre Dios y su pueblo sino entre Dios y el pueblo de Israel. Un estudio detenido de este tema en el Nuevo Testamento revela firmemente que el Sello de Dios es el Espíritu Santo (2Cor. 1:21,22, Efesios 1:13,14 y 4:30). Pero el adventista prefiere creerle a su profetiza quien afirma constantemente que el sello de Dios es el Sábado y la marca de la bestia la observancia del domingo. Ellos prefieren admitir los dichos de Elena de White y sus interpretaciones aunque estas contradigan las Sagradas Escrituras.
 
LOS ADVENTISTAS ENSEÑAN QUE LA OBSERVANCIA DEL DOMINGO ES LA MARCA DE LA BESTIA:
 
La otra cara de los adventistas de que el sábado es el sello de Dios es su enseñanza de que la marca de la bestia es el domingo o el culto dominical. Por un lado los adventistas quieren que los cristianos los consideren cristianos, como los demás de la cristiandad, por otro, condenan toda observancia dominical de las otras confesiones religiosas. Muchos evangélicos que desconocen las doctrinas adventistas los han considerado cristianos comunes y corrientes, sin embargo los adventistas solo se presentan evangélicos como una fachada, como un anzuelo para capturar adeptos. Un conocimiento más profundo revelerá que sus verdaderas enseñanzas son una pared de separación irrompible.
 
Ellos usan esta enseñanza de que el domingo es la marca de la bestia y que los protestantes y católicos se unirán para imponer a nivel mundial una ley donde se hará obligatoria la observancia del domingo, como un arma de terror y control. Ponen presión sobre sus adeptos con esto para que no se asocien con los observadores del domingo o los que realizan servicios religiosos en domingo. El adventismo razona así: "Usted debe salir de Babilonia (la iglesia católica) y salir de sus hijas (las iglesias cristianas evangélicas) para que pueda evitar recibir la marca de la bestia. Y debe ingresar a la verdad, la Iglesia Adventista del 7mo. Día, la única aprobada por Dios. Por lo tanto dentro del adventismo la doctrina adventista es a menudo el punto de decisión más importante, más aún que ejercer fe en Cristo Jesús. A pesar de que ellos dan la fachada de predicar a Cristo, el punto fuerte de atracción y forma de control son sus doctrinas exclusivas. Ellos piensan que sólo a través de ellos usted puede tener un conocimiento "exacto" de la verdad.
 
LOS ADVENTISTAS ENSEÑAN QUE DANIEL 8:l4 SE REFIERE A UN JUICIO DE LIMPIEZA QUE COMENZÓ EL 22 DE OCTUBRE DE 1844 DONDE EL SANTUARIO ESTA SIENDO PURIFICADO DE NUESTROS PECADOS.
 
La creencia de un juicio investigador y el Santuario es la # 24 de sus 28 doctrinas fundamentales. Ellos creen que la obra de Cristo en la cruz fue incompleta. Faltó la expiación final en el santuario celestial. Creen que desde la crucifixión hasta el 1844 se juzgó y limpio el santuario de los pecados de los muertos y que luego de esta fecha ha comenzado el juicio y la purificación en el santuario celestial de los pecados de los vivos.
Esta doctrina es como un pulpo con sus tentáculos que alcanza todos los aspectos de las doctrinas adventistas. Todas las doctrinas fueron revisadas y acomodadas a engranar con el juicio investigador. En este juicio solo se juzgan a los que han creído en Cristo, los malos serán juzgados durante el milenio. Esta doctrina descansa sobre unas 22 suposiciones la mayor parte de ellas contrarias a la Biblia. Si usted no cree este embeleco doctrinal, es considerado que está en el error en la falsa religión. El adventista común muchas veces ni entiende esta doctrina. Le basta con entender que la fecha de 1844 es importante y segura en la profecía. El adventista es llamado a testificar a nivel local y mundial del mensaje adventista. Todo creyente que no haga caso a unirse al adventismo y a participar en la propagación de este mensaje pasara por ese juicio, acepte o no la teología adventista. Para dar sostén a su teología de Daniel 8:14 los adventistas han recurrido hasta a escribir su propia Biblia. La Clear World Bible. Tan pronto surgieron las dudas sobre el modo en que se manejó su propia versión de la Biblia, negaron todo contacto con ella. Sin embargo, es la más recomendada por la organización y vendida en sus casas publicadoras.
 
LOS ADVENTISTAS ENSEÑAN QUE EL ALMA DUERME Y QUE LOS QUE CREEN EN LA INMORTALIDAD DEL ALMA ESTÁN EN UNO DE LOS ERRORES MAS SATÁNICOS DE HOY. LOS QUE NO CREEN EN EL SUEÑO DEL ALMA SON DE BABILONIA O LAS HIJAS DE BABILONIA.
 
Los Adventistas del Séptimo Día creen que la muerte es como lo declara Eclesiastés 9:5: "los muertos nada saben." Esta ideología sostiene que una persona no tiene forma consciente de existencia hasta su resurrección, según creen, será en la segunda venida de Jesús (en el caso de los justos) o luego del milenio de Apocalipsis 20 (en el caso de los impíos).
Los principios de la hermenéutica (reglas de interpretación) exigen que se interprete el Antiguo testamento por el Nuevo y los versículos oscuros por la enseñanza clara. El libro de Eclesiastés no es un libro de doctrina. Consiste en los pensamientos pesimistas de un individuo desilusionado con la vida y sin esperanza para el futuro. Parece que fue incluido en el canon para darle el contraste de una persona sin una revelación divina (“debajo del sol”) con los creyentes. Para tal persona, todo es “Vanidad”.
 
Al igual que los testigos de Jehová los adventistas ven la muerte como un sueño. Independientemente de que tengan razón o no, el problema radica en echar a todos los que no piensan como ellos, en el saco de la falsa religión.
Ellos creen que creer en la inmortalidad del alma es parte de la nueva era, del espiritismo. Que es uno de los errores de Satanás para extraviar a las personas y llevarlos a la falsa religión de los protestantes (evangélicos).
 
LA TEOLOGÍA ADVENTISTA ES CRISTO + OBRAS = EVANGELIO
 
Como todo culto o secta los adventistas enseñan un modo de salvación confuso. Alegan que usted es salvo ejerciendo fe en el sacrificio de Cristo y que la salvación es un regalo de Dios.
 
Pero por otra parte afirman que si usted no acepta el mensaje adventista corre peligro su salvación.
 
Ese mensaje incluye una serie de requisitos que nada tienen que ver con la salvación. Ejemplo de esto es que usted debe tratar por todos los medios de llegar a ser vegetariano porque de lo contrario no pasará la gran tribulación. Es visto como un flojo espiritual si come carne. Aunque se atiborre de alimentos pocos saludables. Es un hecho comprobable que dentro del adventismo la meta es ser vegetariano y comer lo más natural posible. Esto nada malo tiene en sí. A todos nos gusta comer saludable para tener buena condición física. El problema surge cuando se le da a este tema fuerza de salvación, requisito de integridad y consagración a Dios. Ellos han creado una serie de legalismos relacionados con la comida y terminan por agobiar mentalmente al adventista. En muchos casos, en vez de llevarlos a tener salud, los conducen a la enfermedad misma. Usted no sólo deberá de luchar por ser vegetariano, deberá evitar las sodas, los productos artificiales, el café, el té y la lista puede seguir aumentando.
Luego está la vestimenta, ofrendas de pacto etc. Debe vestir como ellos dicen y hasta dejar de usar el anillo de matrimonios.
Así el adventista, aunque cree que es salvo por fe en Cristo, le acomoda a esta salvación una serie de requisitos legalistas que nada tienen que ver con ella. Así a esclavizan al adepto a una serie de normas y reglas que solo buscan un propósito, MANTENER CONTROL Y DOMINIO.
 
Salud, dieta y sexualidad 
 
Los Adventistas del Séptimo Día presentan un mensaje de salud que recomienda como ya dijimos el vegetarianismo y la abstinencia de carne de cerdo, crustáceos, y otros alimentos proscriptos como "animales inmundos" en Levítico 11, al igual que la abstinencia de alcohol y tabaco. Debemos destacar, sin embargo, que muchos Adventistas se abstienen de estos alimentos como deseo de mantener un estilo de vida saludable, más bien que la adherencia a las enseñanzas  Levíticas. Los pioneros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día tuvieron mucho que ver con la aceptación de cereales en el desayuno de la sociedad occidental. John Harvey Kellogg (En principio adventista, luego apostata de dicha fe) de fama mundial por su compañía de cereales "Kellogg", fue uno de los fundadores de la obra Adventista del Séptimo Día. Los Adventistas del Séptimo Día mantienen en funcionamiento una gran cantidad de hospitales y otras instituciones relacionadas con la salud.
El artículo de tapa del número de Noviembre de 2005 de la "National Geographic Magazine" trata sobre la longevidad de los Adventistas, de 4 a 10 años más que los no Adventistas. Junto con los nativos de Okinawa y Cerdeña, los Adventistas son las personas que más viven en el mundo, una característica que se adjudica a las prácticas de salud y al Sábado semanal como des-estresante.
La posición oficial de los Adventistas con respecto al aborto es que los abortos por razones de control de natalidad, selección de sexo, u otras conveniencias no son aprobados. Sin embargo, hay situaciones en que una mujer puede verse enfrentada a excepciones, dilemas morales o médicos, tales como: Serios peligros para la vida de la mujer embarazada, grandes riesgos para su salud, defectos congénitos severos diagnosticados cuidadosamente en el feto, y embarazo producido por una violación o incesto. Aunque el tono general hacia el aborto es negativo, el individuo Adventista puede tomar cualquier posición política dentro del espectro: como tal, algunos abortos muy particulares pueden llegar a ser realizados en los hospitales Adventistas.
 
 
 
Estructura, gobierno e instituciones
 
 
Estructura y gobierno
 
La iglesia Adventista del Séptimo Día es administrada por medio de una representación democrática que mezcla elementos jerárquicos y presbiterianos.
La Iglesia local es el nivel fundamental de la estructura de la organización, y es la cara pública de la Iglesia. Cada Adventista bautizado es miembro de una iglesia local y posee poder de voto dentro de esa iglesia. Hay varios cargos eclesiásticos dentro de una iglesia local, incluyendo los cargos ordenados de pastor, anciano y diácono, al igual que secretario y tesorero. Todos estos cargos, exceptuando el de pastor, son establecidos por el voto de la comisión de nombramientos de la iglesia local.
Por encima de la iglesia local en la estructura, se encuentra la asociación, misión o campo local. La asociación es una organización de iglesias de una región, que establece la posición de los pastores o ministros, es la dueña de los terrenos y propiedades de la iglesia y organiza la distribución de ofrendas y el pago de los pastores. La asociación es también responsable de la elección y ordenación del personal ministerial. Es llamativo que varias familias dominan las elecciones de las alta estructuras eclesiásticas.
Por encima de la asociación local se encuentra la unión de asociaciones, que involucra varias asociaciones dentro de un área establecida.
El nivel más alto de gobierno dentro de la estructura eclesiástica es la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (General Conference of Seventh-day Adventists), que consiste en 13 divisiones, cada una de las cuales está asignada a varias regiones geográficas. La Asociación General es la autoridad de la iglesia y tiene la palabra final en temas de conjetura y de administración. La Asociación General es encabezada por un Presidente, cargo ocupado actualmente (c. 2006) por Jan Paulsen. Las oficinas centrales de la Asociación General se encuentran en Silver Springs, Maryland, EE. UU.
Cada organización es gobernada por una sesión general que ocurre a ciertos intervalos de tiempo. Aquí es donde se toman las decisiones generales importantes. El presidente de la Asociación General, por ejemplo, es elegido en la Sesión de la Asociación General cada cinco años. Los delegados de esta sesión son elegidos por las organizaciones de los niveles inferiores. Por ejemplo, cada iglesia local elige delegados para las sesiones de Asociación local.
El manual de iglesia brinda posibilidades para que cada nivel de gobierno pueda crear instituciones educativas, de salud, publicación y otras.
 
Otras instituciones
 
Durante mucho tiempo los Adventistas han tenido gran interés en la educación. La Iglesia Adventista administra uno de los sistemas educacionales unificados más grande del mundo. Operan unas 5.700 escuelas primarias y secundarias, al igual que colegios, universidades, seminarios y escuelas de medicina en alrededor de 145 países en el mundo. Este sistema educacional involucra unos 66.000 docentes y 1.257.000 estudiantes.
 
Membresía
 
El requisito primario para ser miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día es el bautismo por inmersión. Esto, de acuerdo al manual de iglesia, solo debería ocurrir luego de que el candidato ha experimentado una enseñanza adecuada sobre las creencias de la iglesia.
La Iglesia Adventista del Séptimo Día, bautiza alrededor de 2500 miembros por día, es una de las organizaciones mundiales de mayor crecimiento, debido primariamente al incremento de membresía en los países del tercer mundo (principalmente son cristianos evangélicos convertidos al adventismo). Dependiendo de la manera en que se midieron los datos, se dice que la membresía de la iglesia alcanzó el millón entre 1955 y 1961, y llegó a 5 millones en 1986. Para el año 2000 la iglesia tenía 10.782.042 miembros, cifra que creció a 14.487.989 miembros para fines de 2004. Se cree que alrededor de 25 millones de personas adoran en las iglesias cada Sábado, y la iglesia opera en 204 de los 228 países reconocidos por las Naciones Unidas.
 
Vástagos y divisiones
 
A lo largo de la historia de la denominación, han habido muchos grupos de personas que han dejado la iglesia y formado sus propios movimientos. El más conocido de estos grupos quizá sea la "Rama de los Davidianos" (Branch Davidians), que se formó en 1929; entre otros.
Luego de la Primera Guerra Mundial, un grupo conocido como el Movimiento de Reforma de los Adventistas del Séptimo Día se formó como resultado de las acciones de ciertos líderes de iglesia europeos durante la guerra, quienes decidieron que era aceptable que los Adventistas tomaran parte en la guerra. Cuando los intentos de reconciliación fallaron luego de la guerra, el grupo se organizó en forma separada de la iglesia en una conferencia entre el 14 y el 20 de Julio de 1925. El movimiento fue incorporado oficialmente en 1949. Este movimiento se fraccionó luego en 1951 formando dos grupos El Movimiento de Reforma de los Adventistas del Séptimo Día y la llamada Sociedad Misionera Internacional registrada oficialmente en 1952.
La última división a gran escala dentro del Adventismo fue la crisis doctrinal de Glacier View de 1980. Esta crisis se centró alrededor de la investigación de 900 páginas de Desmond Ford titulada "Daniel 8:14, el Juicio Investigador y el Reino de Dios" (Daniel 8:14, the Investigative Judgment, and the Kingdom of God). La investigación cuestionaba la posición de la iglesia con respecto al "juicio investigador". Las reuniones que tuvieron lugar en Glacier View rechazaron las propuestas de Ford. La división resultante de este rechaz, provocó que Ford sea destituido de su puesto y se le retiraran sus credenciales ministeriales. Muchos Adventistas también dejaron la iglesia como resultado. En los 25 años que han pasado desde el incidente, Ford ha trabajado a través del ministerio de "Good News Unlimited" (Las buenas nuevas sin límite) y ha aparecido en la radio, la televisión y en muchas publicaciones.
 
Críticas externas
 
Una discusión común en los círculos Evangélicos es si las doctrinas Adventistas del Séptimo Día se alejan lo suficiente de las enseñanzas ortodoxas como para calificarse más bien como secta. Muchos cristianos evangélicos siguen el consejo de Walter Martin del Instituto de Investigación Cristiana, quien escribió: "...no es perfectamente posible ser un Adventista del Séptimo Día y al mismo tiempo ser un verdadero seguidor de Jesucristo, por culpa de los conceptos heterodoxos".
Sin embargo, aún hay aquellos que, como John C. Whitcomb, afirman que el Adventismo es sectario, basado en un supuesto aislamiento e intolerancia hacia no Cristianos y no Adventistas.
 
 
CONCLUSIÓN FINAL
 
 
No debemos basar doctrinas sobre profecías actuales ni interpretar enseñanzas bíblicas por profecía en la iglesia.
 
Dios inspiró a los apóstoles para registrar la doctrina, haciéndolos recordar lo que Él había dicho, y guiándolos a toda verdad. Los Profetas del Nuevo Testamento y del presente no son fuentes de doctrina, sino hablan “ a los hombres para fortalecerlos, animarlos y consolarlos” (1Corintios 13:3, nueva versión internacional). Toca a los teólogos, que analizan con esmero el texto bíblico, extraer las enseñanzas y forjar la teología. La Biblia proporciona una revelación completa, suficiente para informar al hombre de las cosas divinas. No se necesita una adicional revelación doctrinal. El buscarla es tentar a Dios.
En el caso de la Señora de White, vemos lo que parecía un auténtico don de profecía en una creyente espiritual y sincera. Pero es obvio que algunas de sus revelaciones no están de acuerdo con la sana interpretación de la Biblia. Un escritor inspirado nos amonesta: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios”. (1 Juan 4:1).
 
Debemos emplear los principios de la hermenéutica para interpretar correctamente las Sagradas Escrituras.
 
Si Guillermo Miller e Hiram Edson hubieran considerado el contexto y la situación histórica de Daniel 8:14, nunca habrían considerado ese contexto como una posible fecha del retorno de Cristo. También pasaron por alto lo que había dicho Cristo sobre la imposibilidad de conocer el día o la hora de su advenimiento. Debemos recordar que se interpreta la Biblia por la Biblia y que la Biblia es el mejor intérprete de sí misma, Amén.
 
 
Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Cerro Navia
Pastor Elías Villanueva Arrieta